Linterna de Popa 027

Linterna de Popa 27

Jorge Baca Campodónico

Marzo de 2016

Crecimiento del PBI

¿Cuánto va a crecer el PBI real en el 2016?

En  su último Reporte de Inflación de marzo de este año, el BCRP mantiene su proyección de crecimiento del PBI para el 2016 en 4.0%. Esta proyección contrasta con proyecciones de analistas privados que apuntan para un crecimiento menor. En esta entrega presentamos una proyección del crecimiento del PBI por el lado de la oferta (producción) basada en nuestro modelo de equilibrio general PREDICEperú.  En una próxima entrega analizaremos las proyecciones por el lado de la demanda.

Según los datos del INEI, el crecimiento real del PBI en el mes de enero fue de 3.4%, tasa significativamente menor a la tasa del mes de Diciembre de 6.4%. A nivel sectorial, destacan las caídas de 3.9% y 2.7% de los sectores manufactura y construcción (ver Tabla 1). Los resultados del mes de enero confirman que el crecimiento de 6.4% registrado en diciembre de 2015 fue un hecho aislado producto de los buenos resultados en los sectores pesca y minería.

Utilizando como punto de partida los resultados del mes de enero, hemos simulado el comportamiento mensual de cada uno de los sectores de la economía para el resto del 2016. El resumen de nuestra simulación mensual se presenta en la evolución del PBI total real del Gráfico 1.  Como producto de las paralizaciones de las principales vías de comunicación del país, el paro general de la región amazónica, la parálisis de la inversión pública y el ambiente de incertidumbre asociado a la campaña electoral la tasa de crecimiento del PBI debe continuar su desaceleración hasta el mes de abril.

A partir del mes de mayo, el PBI retomara su tasa de crecimiento hasta el mes de agosto para luego desacelerarse hasta fines del 2016 como consecuencia del efecto estadístico de la aceleración registrada a fines del 2015.

En términos anuales la tasa de crecimiento del PBI real total para todo el 2016 de acuerdo a las simulaciones del modelo PREDICEperú será de 2.79% (ver Tabla 2).  Los sectores que más contribuirán a este crecimiento serán el sector minero y el agropecuario. La minería crecería 6.64% como consecuencia de la puesta en marcha de los nuevos proyectos mineros. Por su lado, el sector agropecuario crecería 4.24% beneficiándose de los efectos moderados del fenómeno del Niño y la recuperación plena de los recursos hídricos en los reservorios del norte del país. La producción de caña de azúcar y arroz serán los productos que lideraran el crecimiento del sector agropecuario.

Sin embargo, los sectores de construcción y manufactura seguirán deprimidos por la ausencia de una recuperación de la inversión privada y pública.  El sector construcción registraría una retracción de 1.97% mientras que en el sector manufactura la retracción seria de 0.84%.  En el sector servicios las actividades más afectadas por la caída de los precios de los minerales y la reducción de la inversión pública y privada serian el comercio, hoteles y restaurantes y los servicios a las empresas. En el caso de Hoteles y Restaurantes la tendencia decreciente observada en los últimos tres años continuaría en el 2016 en el que se espera un crecimiento inferior al 1.4%. En el caso del sector comercio como en el de servicios a empresas sus tasas de crecimiento estarían alrededor de 1.95% y 2.31% respectivamente.

Lo que queda en evidencia de las simulaciones del modelo de equilibro general es que la puesta en marcha de los nuevos proyectos mineros, la recuperación de la pesca y la agricultura no serán suficientes para volver a la senda de crecimiento superior al 6% anual. Lo que se requiere es un cambio en el mensaje del gobierno que permita atraer significativamente la inversión privada. La reducción de impuestos y el incremento del gasto público corriente implementados por el actual gobierno han reducido el espacio fiscal para aplicar medidas contra cíclicas de inversión pública.

El cambio de mensaje del gobierno debe incluir el desbloqueo de los grandes proyectos mineros, la flexibilización laboral, el fomento de la construcción de un gran polo petroquímico por parte del sector privado que potencie el uso del gas natural y la priorización de la inversión pública en obras de infraestructura que  atraigan la inversión privada.

Resta saber si el nuevo gobierno estará en condiciones de implementar estas medidas dentro de las limitaciones políticas y presupuestales que deja el gobierno saliente. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.