Linterna de Popa 009

Linterna de Popa 9

Jorge Baca Campodónico

Noviembre de 2015

El Financiamiento de la Balanza de Cuenta Corriente

Por qué se está deteriorando la Posición de Cambio del Banco Central

En las semanas pasadas hemos analizado el deterioro de la Balanza Comercial y de la Balanza de Servicios, Renta y Transferencias. La suma de estos dos déficits se conoce como el déficit de la Balanza de Cuenta Corriente. Este creciente déficit necesita ser financiado con ahorro externo (inversión extranjera o aumento de la deuda de corto y largo plazo). Si el ahorro externo no es suficiente se genera una balanza de pagos deficitaria que tiene que ser cubierta con pérdida de reservas internacionales (RIN).

Esta semana analizamos la estructura del financiamiento del déficit de la balanza de cuenta corriente. En particular analizamos porque este financiamiento externo no viene siendo suficiente y en consecuencia venimos perdiendo reservas internacionales.  A partir de este análisis se proponen medidas que el gobierno podría implementar para, por un lado, reducir el déficit creciente de la balanza en cuenta corriente y por otro incrementar el financiamiento externo. De  esta manera se podría revertir la caída de las reservas internacionales.

En el gráfico de la izquierda se presenta la evolución de la balanza de cuenta corriente y en el de la derecha sus fuentes de financiamiento (privado, público y variación de las RIN) en millones de US$ dólares. La balanza de cuenta corriente en los 90 fue deficitaria como consecuencia de los fuertes niveles de inversión asociados a los procesos de privatización y grandes proyectos mineros. Durante el periodo del 2004 al 2008 la balanza de cuenta corriente fue superavitaria como consecuencia del boom minero. La crisis del 2008 da inicio a un nuevo periodo de déficit de la cuenta corriente que se ha venido agravando a partir del 2012. Actualmente el déficit de la balanza de cuenta corriente bordea los 8,000 millones de US$.

La naturaleza del déficit actual es diferente al experimentado en los 90. Esta vez el déficit se origina por la  caída de las exportaciones y el incremento de las remesas de dividendos. Mientras que en los 90 el déficit estaba asociado a las importaciones de bienes de capital, esta vez las importaciones de bienes de capital están disminuyendo y las utilidades de las empresas extranjeras no se están reinvirtiendo.

La diferente naturaleza del déficit de la balanza de cuenta corriente se refleja en la forma como el déficit actual viene siendo financiado. Como se observa en el cuadro de financiamiento (grafico de la derecha), mientras que en los 90 las mayores importaciones de bienes de capital fueron financiadas con inversión directa extranjera lo que no trajo como consecuencia pérdida de reservas internacionales, esta vez el financiamiento del sector privado aunque elevado no es suficiente para financiar el déficit y por lo tanto se ha generado una pérdida significativa de reservas internacionales.

En el gráfico inferior se presenta la evolución de las Reservas Internacionales del Banco Central conjuntamente con la evolución de la Posición de Cambio del mismo.  La Posición de Cambio del BCRP se define como el indicador de reservas internacional, que resulta de deducir de los activos en moneda extranjera del BCRP sus obligaciones en moneda extranjera de corto y largo plazo, con residentes y no residentes y por lo tanto refleja con mayor precisión el nivel de liquidez de las reservas internaciones del Banco ya que incorpora las obligaciones con residentes.

La caída de la posición de cambio del BCRP a partir del 2013 es preocupante. La política de desdolarización de la economía aunada al déficit de la balanza de cuenta corriente ha generado un deterioro significativo de la posición de cambio que se estima ya supera los 20,000 millones de US$. La diferencia entre la caída de las RIN  y la caída de la posición de cambio del BCRP se puede atribuir a la política de defensa del tipo de cambio por parte del Banco Central. Mientras que la caída de las RIN es producto del gap de financiamiento del déficit de la balanza de cuenta corriente descrita en la primera parte de este artículo, la caída adicional de la posición de cambio se debe a la inyección de dólares que el BCRP ha venido realizando en el mercado doméstico para  sustentar el tipo de cambio.

¿Es sustentable la política del BCRP en el mediano plazo?  La fuerte caída de la posición de cambio del BCRP pareciera indicar que la política no es sustentable. Especialmente porque la política fiscal no viene acompañando la política monetaria del BCRP.  La falta de inversión pública en infraestructura así como las trabas burocráticas a la inversión privada no permiten el crecimiento de las exportaciones y generan una presión considerable en el déficit de cuenta corriente. La falta de medidas para hacer más atractiva la reinversión de utilidades de las empresas, especialmente las del sector minero también inciden en el déficit de cuenta corriente.

Se requiere una mayor coordinación entre la política monetaria del BCRP y la política fiscal del Ministerio de Economía y Finanzas. El dilema que confronta el BCRP es como ajustar el tipo de cambio sin afectar a las empresas endeudadas en dólares y sin generar demasiada presión en la inflación. En ausencia de una política fiscal  que fomente el aumento de las exportaciones en el corto plazo, el BCRP ha optado por una solución gradualista que puede generar serias distorsiones de los precios relativos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.