Linterna de Popa 028

Linterna de Popa 28

Jorge Baca Campodónico

Abril de 2016

Los planes de gobierno de los candidatos y el futuro de la economía

¿Qué plan de gobierno ofrece las mejores propuestas?

Queda apenas una semana para que el electorado acuda a las urnas. Lamentablemente la campaña ha estado plagada de insultos, violencias, denuncias e intervenciones del poder electoral. Ha habido pocas ocasiones en las que se han discutido las propuestas de los diversos candidatos en temas económicos.

En esta entrega, utilizando el modelo de equilibrio general de PREDICEperú, analizamos los planes de gobierno en temas económicos de los 5 candidatos que lideran las encuestas. Los planteamientos sobre temas de seguridad, si bien importantes en el quehacer económico y en el presupuesto público, no han sido considerados explícitamente en el análisis debido a las limitaciones del modelo de equilibrio general.

Debemos remarcar que el modelo PREDICEperú no sólo simula la evolución de los principales agregados macroeconómicos (PBI, inflación, consumo, déficit público, RIN, etc.) sino también la evolución de la pobreza y la desigualdad. Lo último es importante para evaluar el impacto de una elevación de la inflación producto de un aumento descontrolado del gasto público y  consumo privado. No hay peor impuesto que el impuesto inflacionario ya que este incide especialmente en las camadas más pobres de la población.  Es necesario remarcar que el aumento del Sueldo Mínimo anunciado esta semana por el gobierno  solo se contemplaba a mediados del segundo semestre de este año en el Escenario Base. El Escenario Base asume la continuidad de la actual política económica.

Los supuestos que se han utilizado para la simulación del modelo son: (a) el nivel de inversión pública en infraestructura; (b)  el grado de flexibilización laboral; (c) el nivel de inversión privada especialmente extranjera; (d) la formalización de la economía asociada al aumento de productividad; (e) la reducción/aumento de impuestos; (f) la independencia del BCR en el combate a la inflación; (g) el aumento del gasto público corriente; (h) el aumento del salario mínimo; (i) el fomento del ahorro a través de las AFP’s; (j) reforma de la ley de la descentralización y la coparticipación de impuestos; (k) reforma tributaria y de la SUNAT; (l) revisión de los Tratados de Libre Comercio; y (m) los gastos en Educación y Salud.

Para la evaluación de los planes de gobierno se ha estimado un índice de bienestar global común para todos  los planes. Este índice pondera los desvíos del Escenario Base para cada plan de gobierno, durante el periodo 2011 – 2016, de los siguientes indicadores: (i) Crecimiento del PBI real; (ii) inflación; (iii) desempleo abierto; (iv) subempleo (informalidad); (v) deuda pública como porcentaje del PBI; (vi) RIN; (vii) pobreza; e (viii) índice de desigualdad (Gini).

Las simulaciones del modelo indican que el plan de gobierno que ofrece las mejores propuestas es el de Alianza Popular seguido por el de Fuerza Popular. Luego vienen los planes de Peruanos Por el Kambio (PPK), Acción Popular y Frente Amplio (ver Tabla 1). Sólo los planes de gobierno de Alianza Popular y Fuerza Popular permiten un bienestar global superior al escenario base.  Los otros tres planes empeorarían el bienestar proyectado por el modelo en su escenario base.

La propuesta de Alianza Popular ofrece la mejor opción para aumentar la productividad del sector informal y flexibilizar el mercado laboral. Sin embargo el plan sólo  alcanzaría la promesa de crecimiento de 6% anual del PBI a finales del periodo presidencial. La propuesta de formalización de la economía a cambio de impuestos, similar a la de Fuerza Popular, es la que lograría la mayor reducción de la informalidad y aumento de la productividad entre todos los planes de gobierno analizados. La inflación seria ligeramente superior a la que se obtendría con el plan de Fuerza Popular.  La deuda total pública se mantendría bajo control (por debajo del 35% del PBI). Los índices de pobreza y desigualdad se reducirían significativamente pero sin llegar la pobreza a representar menos del 10% de la población total.

El plan de gobierno de Fuerza Popular, si bien rico en enunciados de política económica, es el que ofrece menos precisiones respecto a la cuantificación de sus lineamientos. Sin embargo sus planteamientos son muy similares a los de Alianza Popular. Su principal característica es la prudencia fiscal tanto por el lado de los impuestos como por el lado de los gastos. La simulación del Plan de Gobierno de Fuerza Popular arroja tasas de crecimiento ligeramente inferiores a las tasas de crecimiento del plan de  Alianza Popular. Como consecuencia del menor crecimiento, las tasas de desempleo e informalidad son superiores a las de Alianza Popular especialmente en los primeros años de la simulación. La prudencia fiscal permite a Fuerza Popular obtener tasas de inflación y niveles de deuda ligeramente inferiores a las que obtiene Alianza Popular pero superiores niveles de RIN.  El manejo prudente de la política fiscal del plan de Fuerza Popular, al igual que el de Alianza Popular, permite atraer la inversión privada especialmente la extranjera a lo largo de todo el periodo de simulación.

El plan de gobierno de PPK es bastante preciso en la cuantificación de las medidas que propone, especialmente en lo que respecta a reducciones de impuestos y a niveles de gastos tanto sociales como de inversión pública.  La simulación de estas propuestas genera niveles de déficit público superiores al 3% del PBI para todos los años del periodo de simulación. Estos elevados déficits permiten inicialmente la reactivación de la economía (ayudados por la inversión extranjera) pero el crecimiento acelerado de la deuda pública aunada a la ya elevada deuda privada y la creciente inflación  genera una pérdida del grado de inversión y una retracción de la inversión reduciendo el crecimiento del PBI en los últimos años del periodo de gobierno de PPK. El proceso de formalización basado en la reducción progresiva del IGV no da los resultados esperados debido al aumento del sueldo mínimo y la baja productividad del sector informal.  La persistencia de la inflación hace que los niveles de pobreza se encuentren por encima de los niveles del Escenario Base. Lo mismo ocurre con el índice de desigualdad.

El plan de gobierno de Acción Popular es el más pobre en lineamientos de política económica y en cuantificación de las mismas. Se ha asumido en materia tributaria, como lo han anunciado sus voceros, que se revertirían las reducciones de impuestos decretados el año pasado y que el significativo incremento del gasto público, tanto en gasto corriente como en inversión, se financiarían con el fondo de contingencia y endeudamiento externo. El principal problema con el plan de gobierno de Acción Popular es que el cuestionamiento al actual modelo económico como la  propuesta revisión de contratos ahuyentaría la inversión privada especialmente la extranjera.  Como consecuencia de la falta de inversión privada, se generarían déficits crecientes que se traducen en un aumento significativo de la deuda pública, mayor inflación (por encima del 4% anual), mayor informalidad y mayor pobreza y desigualdad. Las RIN caerían por debajo de los actuales niveles generando un ciclo vicioso de devaluación de la moneda mayor inflación deterioro del grado de inversión y menor inversión privada.

El plan de gobierno del Frente Amplio es bastante explícito tanto en propuestas como en su cuantificación. Propone cambiar el modelo económico y la Constitución. Si bien es conservador en materia tributaria (reversión de las reducciones del impuesto a la renta y no reducción del IGV), su apuesta es por la diversificación productiva sobre la inversión en minería. Sin embargo sus propuestas son claramente contra la flexibilización laboral y a favor de la reducción de la independencia del BCR en términos de la fijación de las tasas de interés. El incremento del sueldo mínimo por encima de los ajustes por inflación y productividad propuestas por el Frente Amplio impactan directamente en el incremento de la informalidad en el país. La simulación del modelo de equilibrio general apunta a un  estancamiento del crecimiento del PBI producto de la escasa inversión privada especialmente extranjera. El incremento de la informalidad  limitará el aumento de la productividad del país. Del mismo modo el modelo apunta a un aumento creciente del déficit público que se traduce en un crecimiento exponencial de la deuda pública.  El incremento del déficit producto del creciente gasto público, social y de inversión, previsto en el plan de gobierno del Frente Amplio se traducirá en un aumento significativo de la inflación que  no podrá ser controlado por el BCR debido a su decreciente independencia en la fijación de las tasas de interés. La mayor inflación y la ausencia de crecimiento sostenido del PBI se traducirán en una elevación de los niveles de pobreza y de desigualdad y en una caída de los niveles de RIN.

Las simulaciones del  modelo arrojan un claro veredicto respecto al impacto de las medidas propuestas por cada plan de gobierno en el bienestar global de la sociedad. Resta saber si el electorado tomará en cuenta el  mensaje que arrojan las simulaciones del modelo PREDICEperu o se dejará llevar por el mensaje populista de los partidos políticos que buscan maximizar el impacto sobre las necesidades inmediatas de la población sin tomar en cuenta las restricciones económicas que el mundo moderno impone y sus consecuencias en el mediano plazo.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.